Aura / Carlos Fuentes
mayo 16, 2012

Felipe cae sobre el cuerpo desnudo de Aura, sobre sus brazos abiertos, extendidos de un extremo al otro de la cama, igual que el Cristo Negro que cuelga del muro de su faldón de seda escarlata, sus rodillas abiertas, su costado herido, su Corona de brezos montada sobre la peluca negra, enmarañada, entreverada con lentejuela de plata. Aura se abrirá como un altar. Murmuras el nombre de Aura al oído de Aura. Sientes los brazos llenos de la mujer contra tu espalda. Escuchas su voz tibia en tu oreja: ¿Me querrás siempre?

Párrafo rescatado por Gabriela Cortázar.

Aura / Carlos Fuentes / 1962

Imagen

Anuncios

Don Durito de la Lacandona / Subcomandante Marcos
junio 9, 2009

Y cuando la charla se tornó en pelea, Durito se sienta en la costura de mi cuello y me dice: – ¡Ah mi querido y torpe escudero!, el hablar es resbaladizo y problemático. En realidad sólo vale la apena pelear con una mujer, único ser con quien es gratificante resbalarse y meterse en problemas. Y para hablar con una mujer uno debe hacerlo al oído. Así no importa tanto lo que uno dice, si no el tierno y tibio acercamiento al aroma de su pelo.

Don Durito de la Lacandona / Subcomandante Marcos / 1999

Párrafo rescatado por Rubén Montedonico.