Don Durito de la Lacandona / Subcomandante Marcos

Y cuando la charla se tornó en pelea, Durito se sienta en la costura de mi cuello y me dice: – ¡Ah mi querido y torpe escudero!, el hablar es resbaladizo y problemático. En realidad sólo vale la apena pelear con una mujer, único ser con quien es gratificante resbalarse y meterse en problemas. Y para hablar con una mujer uno debe hacerlo al oído. Así no importa tanto lo que uno dice, si no el tierno y tibio acercamiento al aroma de su pelo.

Don Durito de la Lacandona / Subcomandante Marcos / 1999

Párrafo rescatado por Rubén Montedonico.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: